It’s cítric time! – Blancanieves y la leyenda del cazador

Y aquí viene la que para mí es una de las primeras decepciones del verano. Blancanieves y la leyenda del cazador es el típico caso de un producto de envoltorio espectacular y llamativo al que su poco depurado guión le juega una mala pasada. En parte puede deberse también a la poca experiencia de su director, Rupert Sanders, quien, como suele ser frecuente entre los directores provenientes de la publicidad y/o los videoclips, su capacidad visual es bastante imaginativa pero carecen de cierto talento narrativo y de manejo con los actores. A pesar de gozar de unos primeros cuarenta minutos muy prometedores, el film cae poco a poco debido a secuencias en ocasiones innecesariamente largas (véase la aldea de las mujeres guapas exiliadas) o al intento de darle al personaje de Ravenna (la bruja) un pasado que justifique su maldad pero que acaba sabiendo a poco. La interpretación de Charlize Theron tampoco ayuda. Sorprendentemente, Theron ofrece un acting muy irregular que en ocasiones puede recordar a nuestro querido Jeremy Irons en Dungeons & Dragons, y no estoy exagerando. El personaje de Finn, el hermano de Ravenna, acaba siendo bastante más interesante (aunque más plano) que ella, además de que la interpretación de Sam Sprudell resulta mucho más equilibrada.

Sigue leyendo

Anuncios

¿Qué películas he visto últimamente? (IV)

¿De qué va?: Un grupo de chavales deciden montar la mejor fiesta de fin de curso de la historia para convertirse en los tíos más populares del instituto. Hasta que se les va de las manos.

Cosas buenas: El rollo mockumentary a lo Monstruoso  genera gags bastante divertidos, y no se molesta en justificar todo el rato la cámara en mano, por lo que no te encuentras con situaciones ridículas como podía pasar en Chronicle. Es espíritu festivo se te contagia inevitablemente. El reparto protagonista cae bien.

Cosas malas: No aporta gran cosa más al género salvo hacer una fiesta mucho más grande.

¿Vale la pena?: Si se es entusiasta de este tipo de comedias difícilmente se saldrá decepcionado. Cumple de sobras.

Sigue leyendo