It’s cítric time! – Jack Reacher

Imagen

Entre tantas películas nominadas al Oscar que no he visto (como cada año, vamos) y que me he agenciado para echarles un vistazo, se me pasó por la cabeza ir a ver la nueva de Tom Cruise. Sí, soy de esas pocas personas a las que el actor/productor/cienciólogo no le cae mal, me parece un actor muy solvente, y el hecho de que a su edad siga haciendo casi todas las secuencias arriesgadas él mismo me parece muy respetable. El caso es que Jack Reacher es la adaptación al cine del primero de los libros del personaje, titulado Un disparo.

Tras el asesinado de cinco civiles sin ninguna relación aparente entre sí, se declara sospechoso a un marine retirado, quien solicita la ayuda de un tal Jack Reacher. Reacher es un policía militar que lleva años inactivo, consigue pasar plenamente desapercibido como una especie de vagabundo sin identidad, pero decide aceptar la ayuda del marine y de su abogada por razones totalmente altruistas. Reacher deberá descubrir quién es el verdadero culpable y por qué acabó con la vida de cinco inocentes.

Imagen

“Te voy a dar de hostias y luego me beberé tu sangre en una bota.” – Jack Reacher

En primer lugar, hay que tener en cuenta a esta película como lo que es, una adaptación literaria con propósitos puramente comerciales, a medio camino entre la acción y el thriller. Y lo cierto es que Jack Reacher es una película que cumple con lo que ofrece, entretenimiento. No aspira a mucho más que coger una trama sencilla y personajes que funcionan. Es por ello que vale la pena destacar al villano de la función, The Zec, interpretado por Werner Herzog, el típico ruso interpretado por un alemán que quizás no sea el mejor villano de la historia, pero lo cierto es que aporta una presencia acojonante y cierto carisma que nunca está de más. Igual pasa con Robert Duvall, quien interpreta a un viejo propietario de una armería y que tiene diálogos bastante absurdos, casi lo mejor de la película. Salta un poco el personaje de Tom Cruise, ya que peca de ser excesivamente molón y con personajes femeninos que se lo comen con la mirada (incluída la protagonista), y lo cierto es que eso salta en un tipo como Cruise.

Las secuencias de acción, curiosamente resultan algo escasas para este tipo de film, sólo hay tres o cuatro en las dos horas que dura la película, por lo que dejan bastante margen para que la trama se desarrolle. Christopher McQuarrie apuesta por una planificación funcional y elegante, por lo que no sucumbe a la moda Bourne de cámara epiléptica ni montaje picadísimo, cosa que se agradece.

Imagen

No hay mucho más que comentar de una película como esta, sencilla y poco pretenciosa ideal para una tarde de entretenimiento sin pasarse de tonta. Y para ver a Rosamund Pike en todo su esplendor, todo hay que decirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s