Bane, el supervillano pagafantas

ATENCIÓN: Este es un artículo (p0r decir algo) sobre The Dark Knight Rises que se fundamenta principalmente en los últimos quince minutos de la película, así que si no has visto la película, es probable que te comas un buen spoiler.

A pesar de que por el título que he escogido parezca que esta pequeña reflexión sobre la tercera película de Batman sea ofensiva, es todo lo contrario. Desgraciadamente, The Dark Knight Rises (pongo el título original porque la traducción española es ofensivamente larga) no es mi película favorita de la trilogía del Caballero Oscuro, es una clara muestra de que Nolan deja cosas sin explicar o resumidas a toda leche por pura pereza, porque ha demostrado de sobras a lo largo de los años que si le pone un poco de ganas te hace una peli redonda. A pesar de ello TDKR goza de ciertas escenas, detalles y personajes que me ponen gorrino y que en el cine casi hicieron que se me saltaran las lágrimas (Alfred, esa va por ti). El ejemplo más claro de todo ello es Bane, el villano principal. Puede que no resulte tan hipnótico como el Joker, aunque igual si se hubiera muerto justo después de rodar tendría unos cuantos fans más, pero reúne muchas de las características principales para ser un enemigo de Batman a la altura y que, en muchos momentos, se come al protagonista.

Más allá de su caracterización física (que también), lo primero que te llama la atención de Bane es su voz. Tom Hardy presta muchos esfuerzos a que Bane posea una entonación muy particular, rara de cojones. Esto causa dos cosas: que te partas el culo cuando lo oyes, o que te imponga brutalmente; a mí me pasan las dos cosas, dependiendo de la escena, sobretodo cuando te pones a recordar al personaje, cuando te acuerdas de él te ríes, y cuando estás viendo la película ya no tanto. A pesar de que su voz pueda causar gracia a mucha gente, también ayuda a que recuerdes al personaje, que es lo que realmente importa.

Bane es un villano que algunos comparan con el Joker en el sentido de que su máxima es el caos, pero realmente, la principal diferencia es que el Joker lo hace todo porque sí (al menos para el espectador), no busca una recompensa personal en hacer lo que hace, mientras que Bane sí. Bane lo que quiere es complacer a Talia Al Ghul, la mujer a quien ha cuidado desde que era una niña y por la cual ha llevado la ciudad de Gotham a su propia destrucción, aunque también lo haga por venganza contra el difunto padre de Talia. Ahí es donde reside el toque más complejo y difícil de plasmar de Bane, hace todo lo que hace por amor, por Talia, para que ella pueda también cumplir su venganza. Es por ello que a Bane se le puede considerar un pagafantas en toda regla: hace todo lo posible para que Talia sea feliz quizás esperando obtenerla a ella a cambio una vez todo haya terminado. Bane no es más que un instrumento, casi más bien un reflejo de las acciones que realiza Talia en la sombra, que no es más que acabar con Batman y con todo lo que a éste le importa.

Ahí es donde reside la magia de Bane, cuesta creer que el villano más duro al que se ha enfrentado Batman cara a cara haga todo eso por amor, dándonos cuenta que no es más que un mandado, cuando durante casi todo el film parece lo contrario. Es por ello que en la revelación final, no sienta otra cosa más que lástima hacia Bane, porque todo hombre ha sido alguna vez un pagafantas, todos somos Bane.

No me digáis que no dan ganas de abrazarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s