Sitges12 – ‘Maniac’

Segunda película que tuve la oportunidad de, más que ver, disfrutal, en el Festival de Sitges. Una película protagonizada por Elijah Wood y dirigida por Franck Khalfoun, colega de Alexandre Aja (productor y guionista de esta cinta) y responsable de la recomendable Parking 2. Khalfoun realiza un remake basado en el film de los ochenta del mismo nombre, pero no puedo comentar gran cosa sobre él ya que no lo he visto (problema que solventaré próximamente), así que evitaré comparaciones.

Frank es un restaurador de maniquíes que sufre problemas mentales. Padece alucinaciones muy reales relacionadas con su madre, cuya muerte no ha podido superar, y lo único que aplaca esos dolores es el asesinato. Espía y acosa a mujeres atractivas para después asesinarlas y arrancarles la cabellera, para así luego ponérselas a su colección de maniquíes. Su vida dará un pequeño giro cuando conozca a Anna, una fotógrafa por la cual Frank no podrá evitar sentirse atraído.

Khalfoun tiene una intención muy específica que cumple con creces en esta película: que nos metamos en la mente de un asesino. Es por ello que el 95% de la película es en primera persona. Lo veremos todo a través de los ojos de Frank, o más bien a través de su mente, ya que también seremos testigos de sus delirios y alucinaciones, y también de sus recuerdos, los cuales suelen mostrarse en tercera persona (no sé vosotros pero yo recuerdo las cosas así). Es por ello que Maniac resulta una película tan recomendable y efectiva, la identificación con el protagonista está conseguidísima a pesar de lo retorcido de su personaje, aunque no escasean los momentos en los que desearemos que Frank mate a ciertos personajes porque se lo merecen, porque no dejan de joder a Frank, y por lo tanto, a nosotros. Esta forma tan particular de narrarnos la película evita que su desarrollo se torne repetitivo, ya que esa sensación se manifiesta en el momento que se realiza el segundo asesinato. Por fortuna a partir de ahí la película toma un rumbo algo distinto que evita que caiga en la rutina. Atentos a la primera secuencia de la película, que consigue que nos metamos en situación sin problema y el impacto que genera es brutal.

Muchos tendrán sus reservas al ver a Elijah Wood en una película de este género, pero os puedo asegurar que cumple con creces en su papel protagonista. Muchas veces sólo lo tendremos presente a través de su voz y respiraciones, cosa que es más que suficiente para meterte en situación y quedarte con mal cuerpo un buen rato. Pocos más personajes tiene esta película más que Nora Arnezeder en el papel de Anna, que también está estupenda.

Es inevitable apreciar que Maniac guarda ciertas similitudes (sobretodo formales) con Drive, principalmente en la forma de retratar la ciudad (casi siempre dentro de un coche y a oscuras) y, como no, su banda sonora, espectacular. Es por ello que Maniac puede verse como un film más personal de lo que podría ser, creando un conjunto muy personal, pero con una crueldad y visceralidad que pocas veces he visto en pantalla grande. Por eso seguramente Maniac será una de esas películas que muy improbablemente se distribuyan en nuestro país. Una pequeña joya que merece ser vista más de una vez. Un claro ejemplo de que el cine de género puede tener también cerebro y corazón donde menos te lo esperas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s