‘Daredevil: La sonrisa del diablo’, arrojando un poco de luz sobre Matt Murdock

Nunca he sido un fan demasiado entusiasta del Hombre sin Miedo (la película tampoco es que ayudase mucho), pero leer el nombre de Mark Waid en la portada ayuda mucho cuando sabes que ese señor ha escrito una obra tan elegante y de calidad como es Kingdom Come o los primeros números de Masacre. Este relanzamiento del personaje surge con la intención de darle un aire más optimista, cuando en estos últimos años se identificaba a Daredevil como una versión marvelita de Batman (que también ha tenido sus desvaríos de tono). No todo han de ser malas pasadas para Matt Murdock, y Mark Waid demuestra que un tono más anclado a sus orígenes es posible hoy en día.

Poco después de que la identidad secreta de Daredevil fuera desvelada al mundo, Matt Murdock decide volver a la acción, tanto como justiciero que como abogado, ya que cuesta bastante de creer que un ciego pueda también ser un defensor en mallas rojas, y Murdock no dudará en combinar sus habilidades sobrehumanas para resolver sus casos y acabar con la mafia lo antes posible, aunque para ello deberá enfrentarse a villanos bastante más complicados de vencer, al menos a priori.

Esta nueva colección de Daredevil funciona muy bien para los que quieran iniciarse en el mundo de Matt Murdock, ya que consta de varias historias con una continuidad no demasiado marcada y con historias bastante divertidos. Mark Waid tampoco se olvida de los secundarios, como es el caso de Foggy, quien tiene bastante presencia a lo largo del comic como principal personaje cómico sin que resulte irritante. A falta de un villano principal que tenga mayor presencia, los enemigos que van apareciendo como La Mota (a quien sólo tenía visto en la serie animada de Spider-man) o El Boxeador, creado por Mark Waid para la ocasión y que resulta bastante curioso.

Pero lo que hace que este comic sea tan recomendable es el excelente uso de la composición y el color. Los culpables de esta excelente combinación son los dibujantes Paolo Rivera y Marcos Martín, quienes no escatiman en dibujar a un Daredevil especialmente ágil que a menudo sobresale de las viñetas y con orden de acción muy intuitivo y claro, con un trazo tirando a simple (aquí lo digo como algo bueno) y combinando la acción fragmentada con algunos dibujos más directos (el bastón de Daredevil tiene MUCHA presencia). Este resultado no sería tan bueno si no fuera por la intervención de los coloristas Muntsa Vicente y Jaime Rodríguez, quienes se apoya en una paleta de colores muy cálida y con apenas sombras, cosa que al principio choca bastante con la idea preconcebida que muchos podrán tener (me incluyo) del estilo visual que más le puede pegar a Daredevil, pero aquí se demuestra de sobras que si se usa un poco la cabeza puede dar excelentes resultados.

En definitiva, un comic divertido, de historias principalmente autoconclusivas y que deja muy buen sabor de boca, sobretodo a aquellos que no tengan la costumbre de leer a este personaje.

Anuncios

Un comentario el “‘Daredevil: La sonrisa del diablo’, arrojando un poco de luz sobre Matt Murdock

  1. Pingback: Mis comics favoritos del 2012 | 1417

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s