It’s cítric time! – Blancanieves y la leyenda del cazador

Y aquí viene la que para mí es una de las primeras decepciones del verano. Blancanieves y la leyenda del cazador es el típico caso de un producto de envoltorio espectacular y llamativo al que su poco depurado guión le juega una mala pasada. En parte puede deberse también a la poca experiencia de su director, Rupert Sanders, quien, como suele ser frecuente entre los directores provenientes de la publicidad y/o los videoclips, su capacidad visual es bastante imaginativa pero carecen de cierto talento narrativo y de manejo con los actores. A pesar de gozar de unos primeros cuarenta minutos muy prometedores, el film cae poco a poco debido a secuencias en ocasiones innecesariamente largas (véase la aldea de las mujeres guapas exiliadas) o al intento de darle al personaje de Ravenna (la bruja) un pasado que justifique su maldad pero que acaba sabiendo a poco. La interpretación de Charlize Theron tampoco ayuda. Sorprendentemente, Theron ofrece un acting muy irregular que en ocasiones puede recordar a nuestro querido Jeremy Irons en Dungeons & Dragons, y no estoy exagerando. El personaje de Finn, el hermano de Ravenna, acaba siendo bastante más interesante (aunque más plano) que ella, además de que la interpretación de Sam Sprudell resulta mucho más equilibrada.

Pero no todo es malo en Blancanieves y la leyenda del cazador. Como ya he comentado antes, Rupert Sanders aporta ciertas secuencias dignas de elogio en momentos puntuales de la película, como es el caso de la primera escena en la que el Bosque Oscuro hace acto de presencia, haciendo que Blancanieves sufra una serie de ataques y alucinaciones bastante potentes y con una atmósfera muy efectiva. A grandes rasgos, el aspecto visual de la película es su valor más atrayente. Tanto el elaboradísimo vestuario de Ravenna como la caracterización de los demás personajes (en especial los enanos) están en equilibrio con la fotografía de la película, en gran parte oscura y algo sucia salvo en momentos puntuales donde más nos puede recordar al film de Disney, donde el contraste es evidente pero no llega a ser tan ridículo como uno esperaría. James Newton Howard es el encargado de la excelente banda sonora de la película. Después de haberse dormido un poco en los laureles componiendo Green Lantern, Howard nos recuerda que no depende de Shyamalan para hacer una buena banda sonora, y lo cierto es que consigue otorgarle a Blancanieves y la leyenda del cazador la épica y atmósfera necesaria para que no olvidemos que esta es una leyenda épica y no un cuento al uso.

Como era de esperar, la fidelidad de esta película con el cuento original es mínimo, aunque mantiene los elementos y situaciones más reconocibles, se aleja bastante de la obra de los hermanos Grimm. El cambio más atrayente y efectivo es el carácter de Blancanieves, aquí mucho más guerrero (por algo se pone armadura al final, coño) y mucho menos inocente, y lo cierto es que la interpretación de Kristen Stewart cumple de sobras y deja de lado muchos de los tics que suele padecer la actriz en la franquicia que la ha hecho tan popular. Igual pasa con Chris Hemsworth, quien interpreta a un cazador alcohólico pero de buen corazón. Un personaje que cae bastante bien y cuya presencia no resulta demasiado impuesta. Igual pasa con Sam Claffin, quien da vida a William, el “príncipe”. Pongo príncipe entre comillas porque simplemente es el enamorado de Blancanieves desde niño y cuyo padre es el Duque Hammond, el líder del único ejército que se opone al reinado de Ravenna. Curiosamente, los siete enanitos (aunque aquí son ocho) están interpretado por actores de estatura más usual, como es el caso de Ian McShane, Nick Frost, Bob Hoskins o Eddie Marsan, caras bastante conocidas (el resto no tanto) a las que sorprende ver sobre apenas un metro del suelo, y te lo comes con patatas.

¿Entonces vale la pena ver esta película? Pues lo cierto es que si se busca una adaptación adulta potente y cruda, Blancanieves y la leyenda del cazador se queda a medio gas, pero es una de esas películas que saben disimularlo bien si se ven en el cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s