It’s cítric time! – La chispa de la vida

Álex de la Iglesia ha vuelto a la carga. Después de la extraña Balada triste de trompeta, el director ha realizado una película más accesible, aunque no por ello ha renunciado a su estilo. De la Iglesia se ha subido al carro que Finches y Cronenberg han estado circulando en sus últimos films: en lugar de proyectar su estilo de dentro a fuera, lo hacen de fuera hacia dentro, por lo que sus toques personales se pueden encontrar en matices concretos de sus personajes, una tipología de personaje concreta, la planificación, etc. Renunciando a ciertos efectismos visuales o imágenes más obvias. Lo cierto es que Álex de la Iglesia es el que ha conseguido dar (al menos para mí) el paso más digerible y natural, aunque mantiene determinados planos muy cerrados y posiciones de cámara algo vertiginosas, la poco discreta aunque integrada música y el sentido del humor.

La chispa de la vida se presenta como una clara crítica a la situación social de hoy día, causada principalmente por la crisis económica y política (que eso ya lo sabéis muchos, pero por si acaso). El problema es que esto no lo llega a disimular con la suficiente elegancia, por lo que algunos diálogos pueden pecar de ser demasiado obvios y como consecuencia, forzados. Esto se aprecia claramente en el personaje de José Mota, que aunque éste realiza un papel bastante notable y natural, algunas de sus frases (sobretodo las más discursivas) no acompañan. Se hace bastante hincapié en la crueldad y falta de escrúpulos de muchos personajes, hay tanto personaje pseudo-villanesco que me he sentido como en una peli de John Carpenter, donde todo el mundo es gris tirando a negro y sólo reconoces al bueno porque es Kurt Russell (de Ice Cube mejor no hablar).

Lo cierto es que, aunque aparentemente el personaje de José Mota sea el protagonista claro, lo cierto es que Luisa, interpretada por Salma Hayek, es la que realmente le da chicha a la película. Al inicio no estaba muy convencido de qué me iba a encontrar teniendo a la Hayek haciendo de madre guapa, y lo cierto es que me ha sorprendido gratamente. Luisa es el único personaje realmente “blanco” de la película, y lo cierto es que lo ejecuta con mucha convicción, por lo que es inevitable que acabe cayéndote bien. Mención especial también a Fernando Tejero, que muchos le tenemos puesta la imagen o de amigo tonto o de secundario gracioso, y lo cierto es que aquí se separa bastante de esas etiquetas, comportándose como un negociador ambicioso e insistente.

El principal inconveniente que le veo a la película es que hay ciertos momentos en los que no sabes claramente qué está pasando, o cómo ha podido llegar el personaje a esa situación (me refiero al accidente del protagonista, por ejemplo), lo cual resulta confuso cuando realmente no debería serlo. Si a esto le añadimos una planificación demasiado cerrada durante los primeros minutos de la cinta, que pueden llegar a resultar incluso asfixiantes, el arranque de la película puede no convencer a muchos, pero es uno de esos films que va subiendo poco a poco, por lo que difícilmente querrás mirar el reloj esperando que el film acabe. Por cierto, antes de que se me olvide, creo que mi deseo de año nuevo va a ser que Álex rompa con Carolina Bang de una vez, porque desde Balada triste de trompeta que la chica no ha conseguido mejorar ni un poquito. La próxima vez que la cambie por Nerea Camacho, que esa chica sí que tiene talento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s