La literatura juvenil (a veces) mola

Creo que no llevaba enganchado a una saga para adolescentes desde Memorias de Idhún (y que ahora la recuerdo como una historia bastante ñoña, pero no tanto como Crepúsculo). Los Juegos del Hambre era una novela que me llamaba bastante la atención por su similitud con Battle Royale, por aquello de un grupo de adolescentes que tienen que luchar a muerte entre ellos en un lugar alejado de la mano de Dios. Mientras que Battle Royale tiraba más hacia una trama coral, aunque con sus protagonistas fijos, Los Juegos del Hambre es una historia con una protagonista muy clara, Katniss Everdeen, quien narra la acción en primera persona, y encima, en presente simple, lo cual da una sensación bastante inmersiva y que me recuerda en ciertos momentos a la voz en off de Nicolas Cage en Adaptation, así que sumergirse en la historia no cuesta nada.

Para mi sorpresa, el primer libro me lo leí en apenas cuatro días, cuando llevaba unos años (curiosamente desde que acabé el instituto) en que mi apetito voraz por la lectura había prácticamente desaparecido. Tengo muchos libros que he dejado a medias en estos últimos cuatro años (desde algunos muy interesantes como Revolutionary Road o lo nuevo de mi querido amigo Chuck Palahniuk), incluyendo Juego de Tronos, el cual me gusta mucho pero no consigue engancharme tanto como a muchos que ahora mismo querrán clavarme un hacha. Y es que yo tengo un gusto bastante raro con los libros, fui fan como el que más de Harry Potter durante mucho tiempo y el sexto libro me parece maravilloso, pero no me he llegado a leer el último, porque me pilló en esa etapa en la que pasas olímpicamente de los best-sellers (como me pasó en su momento con Millenium, aunque puede que me lo piense de nuevo), sobretodo porque algunos tienen una cantidad insultante de páginas, hay muchos escritores que no saben cuándo parar. Todo volvió a su cauce cuando me leí Los Juegos del Hambre, del cual espero con muchas ganas su adaptación al cine, aunque tiene toda la pinta de que explotarán en exceso la trama amorosa. Esa es una de las cosas buenas que tiene esta saga, no se encuentra ausente el componente amoroso, porque es novela para adolescentes y hay que atraer a todo el público que sea necesario, pero lo maneja con la suficiente soltura y lo justifica para que no resulte demasiado gratuito, con un clásico triángulo amoroso donde chico quiere a chica pero esa chica quiere a otro chico, pero debe parecer que mantiene una relación con el primer chico para así poder sobrevivir. Al igual que la crudeza de muchos momentos del libro, no se corta cuando debe narrar situaciones cargadas de violencia y transmite bastante bien el nerviosismo y la ansiedad de su protagonista.

Desgraciadamente, En Llamas no es tan estupendo como su predecesor, básicamente porque ocurre algo muy similar a la mayoría de segundas partes (especialmente de trilogías), se parecen demasiado a la historia anterior. En el segundo libro también se celebra un nuevo torneo mientras los diferentes distritos más pobres van rebelándose poco a poco, pero la estructura se parece demasiado al anterior: primer tercio del libro es pre-juegos, explicando la situación del personaje y cómo se comporta el gobierno opresor, mientras que el resto de la novela abarca desde la preparación de la protagonista hasta el final del torneo, alargando innecesariamente una sensación de déjà vu. Por suerte, en Sinsajo esto no se repite, ya que los pocos rebeldes que había en el anterior ahora se han multiplicado, mientras tanto Katniss intenta no ser utilizada como un símbolo de la revolución sin cerebro y procura que su familia se mantenga a salvo. Sinsajo es el paso en adelante que debe tomar la saga, y lo hace bastante bien.

Estilo a la hora de matar. Voldie lo tiene.

Es comprensible que se trate a la literatura juvenil como un género minoritario, aunque no difiere mucho del clásico best-seller anual, y no faltan las veces en las que su fama sea merecida, como ya he mencionado antes el caso de Harry Potter, o algunos otros que me gustaron mucho en su momento como El amuleto de Samarkanda o Artemis Fowl (aunque esta saga es tremendamente irregular de un libro a otro, pero no deja de ser divertida). Pero cuando te vas haciendo mayor y estás acostumbrado a la lectura, buscas novelas que te motiven más no sólo por la historia, sino por las intenciones que hay detrás, o porque los personajes son más grises y su historia tiene más matices, como es el caso de Nacidos de la Bruma, una estupenda novela de fantasía que recomiendo encarecidamente, o también la saga de Geralt de Rivia, un protagonista altamente carismático, relatos breves y una civilización humana tremendamente racista con otros seres como los elfos o los enanos (y un salto al videojuego cojonudo). Pero eso no quita que otras novelas juveniles tengan ese punto adulto de intentar ser más profundas y no tan al uso. Los Juegos del Hambre es un buen ejemplo de ello porque tras las acciones de la mayoría de los personajes se encuentra un espíritu revolucionario, un inconformismo hacia un futuro distópico que abusa de ellos, y eso es lo que más me llamó la atención en un primer momento y lo que espero que no se haya perdido en su adaptación al cine, debido a la necesidad que puede haber de recortar tramas o eliminar personajes para que las dos horas que pueda durar el film éste no se vuelva confuso.

La literatura juvenil no tiene por qué ser despreciable para un adulto, aunque está claro que hay mucha mierda sacacuartos que conviene evitar, pero de vez en cuando encuentras alguna hecha con cierto amor y un poco de inteligencia (y sobretodo calidad narrativa).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s